Noticias

TRIBUNA: «UNOS POR OTROS, LA CASA POR BARRER», POR FRANCISCO. J. MORENO, PRESIDENTE DE FEDEME

Francisco Javier Moreno Muruve, presidente de FEDEME

Ayer observé, como empresario confinado y con gran asombro, que las personas que están en el frente luchando por todos nosotros siguen igual que los enfermos y fallecidos: siendo una moneda de intercambio de los mercaderes de la política.

Ya ha empezado también la manipulación de la información sobre los empresarios, devaluando su compromiso e incluso ignorándolos a la hora de tomar decisiones. Las luchas internas de un Gobierno no deberían extrapolarse a la sociedad civil. Dejémonos de politiqueo de pacotilla y miremos a un futuro que, como se ve, pasará a ser de dicha sociedad civil teniendo gran preponderancia e influencia en nuestro desarrollo.

Esto no hace más que consolidar lo que muchos pensamos: lo que no hagamos nosotros mismos por nuestro futuro no lo hará nadie. Sorprendido, asimismo, pues nos hemos convertido en simples estadísticas. Los ciudadanos, sanitarios, policías, ejército… se han convertido en números. Mas ¡ojo!, la estadística es muy engañosa si la aplicamos a un bajo nivel de datos, como diría la anécdota en la que dos amigos piden un pollo y uno de ellos se lo come entero quedándose el otro sin nada para comer, pero la estadística dicta que cada uno se comió medio pollo.

Quiero que me traten y me den información como a una persona sensible, cobarde y temeroso. No queremos que nos alimenten cual si fuéramos un terminal informático. Los empresarios somos seres humanos con sentimientos como cualquiera, y reivindicamos un respeto a la hora de definirnos.

Estamos de acuerdo, como no puede ser de otra forma, en que todas las ayudas y ajustes sociales sean diseñados con cordura. Tan solo reclamamos que se nos tenga en cuenta, pues, en algún momento, estos ajustes los tendremos que soportar no solo los empresarios, sino todos los ciudadanos con responsabilidad, orgullo y satisfacción.

No hay que separar en empresarios y trabajadores. Esta pandemia no distingue a nadie, ni siquiera a jóvenes de viejos. A todos nos tocará reconstruir nuestra sociedad, por lo que no podemos permitir que nos dividan, que nos estigmaticen, que nos quiten la ilusión de que volvamos lo mejor y más pronto posible.

Concluyendo, señores representantes políticos: piensen en los millones de personas que, sin haberles votado, pertenecen a un país maravilloso que tiene ganas de vivir ese apasionante futuro que nos han prometido y prometen cada vez que toman la palabra. Desde este confinamiento ralentizado por las circunstancias, pero trabajando como buenamente se puede con los pocos medios técnicos que un senior tiene al alcance de su mano en casa, me permito, con toda humildad, pedir a nuestra clase política altura de miras.

¡Nuestro país está en vuestras manos, y de ellas depende nuestro futuro!.

Francisco Javier Moreno Muruve

Presidente de FEDEME

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*