Noticias

LÍNEAS DE ACTUACIÓN PARA LA REINDUSTRIALIZACIÓN DE ANDALUCÍA

Industria MetalCon el compromiso de contribuir a la materialización de los acuerdos recogidos en el Pacto Andaluz por la Industria, suscrito recientemente entre el Gobierno de la Junta de Andalucía, los sindicatos UGT y CCOO y la Confederación de Empresarios de Andalucía, CEA, la Federación de Empresarios del Metal, FEDEME, en su condición de entidad adherida a esta iniciativa, ha elaborado un documento de aportaciones en base a los distintos objetivos fijados en el Pacto y que presentará a la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio.

Desde FEDEME se insiste en la necesidad de actuar con rapidez y no esperar años para que empiecen a desarrollarse comisiones para la aplicación de este Pacto, que pese a tratarse de una iniciativa de máximo interés, requiere de medidas concretas que se articulen lo antes posible.

Así, FEDEME plantea las siguientes líneas de actuación:

En cuanto al desarrollo del tejido industrial andaluz, el objetivo marcado dentro del Pacto  por la Industria es que para 2020 las industrias manufactureras y de servicios avanzados incrementen  hasta el 18% sus aportaciones al VAB andaluz. Para ello, desde FEDEME se plantean una serie de líneas de actuación específicas en materia fiscal y de política económica, como son: reducir el impuesto sobre sociedades, especialmente para las pymes; aumentar la flexibilidad de amortización de inversiones y compensar tributos con deudas de la Administración. En política económica, la Federación propone mejorar la financiación de las empresas con líneas específicas orientadas al sector industrial; actuar contra la morosidad  y avanzar en la unidad de mercado.

En lo relativo al aumento del empleo industrial y mejora de su estabilidad, calidad y seguridad, el gran objetivo fijado en el Pacto es alcanzar los niveles de empleo industrial previos a la crisis, cuando en Andalucía el sector secundario ocupaba a 533.798 personas. Para ello, las propuestas de FEDEME pasan por flexibilizar el mercado laboral, para lo cual resulta imprescindible reconocer el papel de los agentes sociales en la negociación colectiva y en la sociedad; reducir las cotizaciones sociales empresariales; aumentar el protagonismo de las empresas en la formación profesional para el empleo (recuperación del 0,6% de la aportación para la formación); simplificar las modalidades de contratación y poner coto al absentismo laboral.

Con respecto al refuerzo de la innovación en la industria, las aportaciones de FEDEME en este sentido pasan por mejorar los sistemas de financiación de las empresas industriales para facilitarles el invertir en innovación; avanzar en una mayor digitalización de la empresa industrial; adecuar el marco de la investigación a las necesidades de las pymes industriales e incrementar la participación de las organizaciones empresariales en la configuración de planes y programas de apoyo a la innovación.

En cuanto a la necesidad de impulsar la internacionalización de las empresas industriales, desde FEDEME se considera imprescindible dotar a estas empresas de instrumentos adecuados de apoyo a su acción exterior e impulsar la imagen de la región vinculándola a productos industriales de calidad, además de propiciar un marco normativo que posibilite y facilite este proceso, y en ningún caso lo entorpezca.

Asimismo, la Federación de Empresarios del Metal incide en la importancia de acometer una acción coordinada de promoción exterior por parte de las diferentes administraciones territoriales, evitando la dispersión de recursos y solapamientos, y mejorando la gestión de los recursos públicos disponibles.

Por último, en cuanto al acuerdo para promocionar la cooperación mutua entre empresas, agentes del sistema regional de innovación y administraciones, el objetivo marcado en el Pacto persigue el incremento en un 50% del número de empresas industriales manufactureras que colaboren con otras homólogas en el desarrollo de productos y/o procesos. En este punto, FEDEME plantea tomar como ejemplo el proyecto de “capacitación de pymes industriales” desarrollado desde la Federación y con el que se han sentado las bases para seguir trabajando en un futuro en la preparación y formación de empresas de la industria auxiliar para su entrada como proveedores de las grandes compañías tractoras, fomentando así la contratación de distribuidores de proximidad.

Y es que en la actualidad, no es suficiente con que las empresas de la red de proveedores sirvan en tiempo, coste y calidad. Las nuevas exigencias suponen que las empresas participen en la cadena de valor de las grandes compañías como un eslabón más, limitando los problemas y costes de las tractoras. Un reto inabordable a todas luces para las pymes, lo que ha suscitado el desarrollo de este proyecto por parte de FEDEME, quien cuenta con el conocimiento de primera mano de las necesidades de las empresas del Metal y el sector industrial, siendo un referente consolidado por parte de las grandes tractoras del sector a la hora de encontrar a proveedores capacitados.

En este contexto, FEDEME desarrolla este programa de capacitación desde el año 2016, elaborando un business plan, industrial y financiero, a medida para cada una de las empresas participantes (sector minero, automoción y aeronáutica), aportándoles las herramientas o estrategias necesarias para llegar al nivel requerido por las tractoras a medio/largo plazo. Así, no solamente se les indica cómo reforzar sus puntos débiles, sino que se les asesora respecto a los sectores en los que sus capacidades pueden tener mejor entrada, al tiempo que se realiza un importante trabajo de intermediación entre la pyme, empresas de tamaño intermedio y las grandes tractoras.

Un proyecto que se ha concebido desde un principio con una clara vocación de futuro, teniendo en cuenta que hay tractoras donde más del 50% de sus proveedores no son cercanos pero existe una política de apertura a ellos que hace necesario un profundo proceso de capacitación en el que FEDEME puede acompañarles.

Finalmente, en materia energética y medioambiental FEDEME también plantea una serie de medidas orientadas a propiciar unas condiciones óptimas para generar una industria fuerte, competitiva y sostenible. Entre ellas, la necesidad de garantizar unos precios energéticos competitivos y estables y la implantación de criterios ambientales proporcionados, únicos y homogéneos en todo el mercado nacional, desarrollando además una legislación ambiental acorde con el entorno empresarial, de manera que el medio ambiente no se convierta en una barrera al desarrollo de la actividad industrial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*