Noticias

LA ENTREVISTA: D.JOSÉ LUIS MANZANARES JAPÓN, PRESIDENTE DE AYESA

“Hay que estar constantemente abiertos al mañana para triunfar”

JLMJ_1

José Luis Manzanares Japón

Después de medio siglo de presencia en el mercado, la compañía de ingeniería sevillana AYESA es reconocida como referente en todos los ámbitos donde trabaja. Su experiencia se extiende por sectores tradicionales como el agua, el medio ambiente o las infraestructuras y en otros en los que imperan las nuevas tecnologías o aporta una visión nueva de la ingeniería, la arquitectura, la consultoría y la tecnología virtual.

Precisamente, con motivo de su 50 Aniversario, FEDEME ha querido entrevistar al presidente de esta empresa, José Luis Manzanares Japón, quien se encuentra al frente de uno de los principales grupos españoles en el mundo de la ingeniería, tecnología de la información y servicios tecnológicos de vanguardia, como es AYESA, empresa que cuenta con una destacada presencia a nivel internacional.

Con una amplia y fructífera trayectoria profesional y académica a sus espaldas, Manzanares Japón  (Dr. Ingeniero de Caminos por la Universidad Politécnica de Madrid), repasa en esta entrevista lo que han supuesto todos estos años de presencia en el mercado,  destacando la implantación actual de AYESA en el mundo, la aportación de la compañía a un sector como el de la  movilidad sostenible y eficiente y proyectos futuros.

Después de medio siglo de presencia en el mercado ¿qué balance realiza de vuestra dilatada trayectoria?

Básicamente, orgullo. Comenzamos dos personas en un pequeño gabinete de ingeniería en Sevilla y hoy superamos las 3.600 en cincuenta países. Han sido cincuenta años de trabajar con rigor, con equipos muy entregados e intentando siempre estar al último grito de la técnica. Teniendo en cuenta lo que ha cambiado el mundo en estos años, que empezamos a trabajar con regla de cálculo, tiralíneas y papel vegetal, y que en la actualidad el conocimiento se ha multiplicado por mil, ha sido una maravillosa aventura.

El cerebro intelectual de vuestra compañía reside en España, concretamente en Sevilla, donde se ubica vuestra sede central pero ¿cuál es la implantación actual de Ayesa en el mundo?

Hemos realizado proyectos en más de cincuenta países y en los cinco continentes. Hoy tenemos 16 sedes permanentes: España, UK, Polonia, Italia, México, Panamá, Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Brasil, Marruecos, Argelia, Arabia Saudí, India y Filipinas.

Como sabe, desde FEDEME estamos muy comprometidos con la movilidad sostenible y eficiente, siendo integrantes del Clúster del Transporte Limpio y Vehículo Eléctrico de Sevilla (TLVE), del que también forman parte. Al hilo de este asunto, ¿puede hablarnos de la línea de negocio que desarrollan desde AYESA en este sentido?

AYESA ha desarrollado sistemas de información para gestión de flotas de coches eléctricos: gestión de la facturación en la carga y descarga; gestión de electrolineras; situación geográfica de flotas y optimización de recarga masiva de flotas.

“Cambiar el mundo”, este era uno de vuestros ambiciosos objetivos fundacionales y que seguís manteniendo en vuestra hoja de ruta ¿Qué cosas os quedan aún por cambiar?

Cuando comenzamos en 1966 en España había hambre, asociada a las sequía, cólera, carreteras llenas de baches, trenes con máquinas de vapor y una administración con recursos del siglo XIX. Nuestra generación ha cambiado todo eso y AYESA ha contribuido con su técnica a situar a nuestro país en la vanguardia.

El mundo tiene aún muchas zonas subdesarrolladas y necesita que la tecnología cambie sus infraestructuras y los sistemas de gestión. Tenemos mucha tarea para los próximos cincuenta años.

A nivel particular ¿qué lectura realiza de la situación mundial que nos rodea y su influencia sobre el universo empresarial?

En pocas palabras estamos asistiendo a un cambio de era que transforma la mentalidad, las necesidades, la comunicación, el conocimiento y la economía. Se abren oportunidades maravillosas a las que hay que estar atentos para no desaparecer por obsoletos.

El mercado deja de ser local para convertirse en global, lo que multiplica las oportunidades y la competencia. Ya no solo se demandan productos físicos sino inteligentes. Hay que estar constantemente abiertos al mañana para triunfar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*