Noticias

ENTREVISTA A IAIN ANDERSON, NUEVO CEO DE COBRE LAS CRUCES

“Alcanzar los mejores datos en términos de seguridad laboral es para mí un requisito indispensable”.

Iain Anderson CEO CLC

 

Desde el pasado 1 de enero Iain Anderson es el nuevo CEO de la empresa Cobre las Cruces, tras el fallecimiento en el mes de diciembre de Sean Whittome, que ostentaba el cargo desde 2015. Este ingeniero especializado en Mecánica, y también licenciado en Ciencias Aplicadas (especialidad Ingeniería Marina), ha formado parte desde 2009 del equipo de dirección de la mina turca Çayeli, propiedad también de First Quantum Minerals, al igual que Cobre las Cruces (CLC), primero como Director de Mantenimiento y, más tarde, como CEO de esta compañía.

Anderson, que compatibilizará este nuevo cargo con el de Presidente de la Fundación Cobre Las Cruces, aterriza en CLC con muchas ganas de afrontar este nuevo reto y estableciendo la seguridad de todos sus trabajadores como una prioridad.

1. ¿Cómo afronta este nuevo cargo?

Dirigir Cobre Las Cruces es un reto profesional importante para mí pero no desconocido, puesto que mi experiencia profesional en los últimos años ha sido precisamente en la alta dirección de un complejo industrial de minería de interior de Cobre, en Turquía. 

No obstante, las diferencias propias de la idiosincrasia de cada país, el cambio de tipo de proceso, de producto final, de equipo… todo ello hace que, efectivamente, sea un desafío el alcanzar los más altos estándares de desempeño en esta empresa.

Afortunadamente asumo y comparto una cultura de equipo que sirve como base a la hora de afrontar esta nueva posición, la de una casa matriz como es First Quantum, que apoya la gestión y el proceso de toma de decisiones de su equipo directivo confiando en los valores personales y profesionales de cada uno.

2. ¿Qué enfoque quiere darle a la gestión de la empresa?

Personalmente, y por lo que he visto hasta el momento, creo que el proyecto de Cobre Las Cruces está validado por unas cifras de producción consolidadas a todos los efectos. La compañía alcanzó su capacidad de planta hace ya varios ejercicios y en este último año hemos incluso superado su producción anual media, estimada en 72.000 Tn,  con 73.664 Tn de Cobre producido calidad 99,999%.

Por tanto, el enfoque principal es mantener este rendimiento y no perder de vista lo que para mí es fundamental en el día a día de una compañía minera como la nuestra: la seguridad de todos sus trabajadores. Alcanzar los mejores datos en términos de seguridad laboral es para mí requisito indispensable a la hora de producir; tenemos buenas cifras históricas en este ámbito pero, en mi opinión, todo lo que sea inferior a objetivo 0 accidentalidad en CLC deberá de ser mejorado.

3. ¿Qué nuevos retos se plantean al frente de CLC?

Por supuesto y, como no puede ser de otra forma, el gran desafío empresarial de Cobre Las Cruces a corto plazo es poner en marcha su proyecto PMR -Poly Metallurgical Refinery –PMR-, que hace referencia a la capacidad tecnológica para producir varios metales, ya que al cobre, principal elemento que extrae, se pueden unir zinc, plomo o plata. Todo ello en una sola refinería integrada que trabaje tanto con material propio como con materias primas externas. Este proyecto podría alargar el periodo de vida de la mina CLC hasta 13 años más.

4. ¿Cuáles van a ser las acciones más inmediatas a llevar a cabo en este sentido?

Una planta piloto trabajó durante 2016 y 2017 en el análisis e investigación de datos de experimentación para obtener la información técnica y de proceso necesaria para poder diseñar la nueva refinería industrial polimetalúrgica. El estudio de viabilidad definitivo del Proyecto PMR se presentará a la casa matriz, FQM (First Quantum Minerals) para su análisis final en el ejercicio 2018. Este paso es determinante para ese futuro y es una de mis prioridades más inmediatas.

Por otro lado, el proyecto está también en la recta final de preparación de la documentación que hay que presentar a la Administración para la tramitación de permisos de explotación, proceso clave para el proyecto y en el cual tenemos un altísimo interés para que fluya de la forma más operativa para todos. El hecho de que los permisos lleguen oportunamente a tiempo de acuerdo a la planificación será esencial para que podamos sostener el máximo de empleo posible. Por tanto, fruto de esa diligencia podremos alcanzar o no el éxito del PMR, entre otros aspectos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*